Inspiración y Motivación Emprendedora ¿Qué son?

La motivación de las personas en las empresas es un tema del que se habla frecuentemente, y sin embargo, mucha gente no comprende qué significa realmente. Mucha gente confunde motivación con inspiración. Creen que las dos palabras significan más o menos lo mismo y las utilizan indistintamente.
Veamos cada uno de estos conceptos.
La motivación es una fuerza que tira de uno. Por ejemplo, si quieres hacer ejercicio y crees que no tienes mucho tiempo disponible o que hace frío fuera o que luego estarás demasiado cansado y dolorido, necesitas motivarte para hacerlo. Esa motivación tirará de ti. Y la clave para estar motivado es tener un motivo.
Es decir que si quieres hacer ejercicio, necesitas motivarte a ti mismo recordándote el motivo por el cual lo haces. Podría ser perder peso, ponerte en forma, tomar el aire etc. Sin un motivo será difícil conseguir la motivación.
La inspiración, por otra parte, es más bien un proceso. Puede que te sientas inspirado por un orador, o un libro, o una canción o una persona de tu entorno, o un objeto. Cualquiera que sea la causa que te inspira, te toca el interior y te sitúa en un estado en el que te sientes más excitado y productivo, en el que sientes que tienes un propósito. La palabra inspiración viene del latín “inspirare” que significa “respirar hacia adentro, excitar, inflamar, instilar o implantar”.
Así que la inspiración es algo que sientes en el interior en tanto que la motivación es algo que viene del exterior y que te obliga a ponerte en acción.
La inspiración es una fuerza impulsora en tanto que la motivación es una fuerza tractora.
Hay gente que piensa que la motivación es insuficiente y que lo mejor es la inspiración. La verdad es que ambas son necesarias. Las dos te pueden ayudar a avanzar hacia tus objetivos. Pero hay que tener claro que viene de fuentes distintas: la motivación necesita un motivo, la inspiración necesita un propósito y la conexión con nuestro interior, con nuestros valores.
Como decía Wayne Dyer, conocido autor y orador en temas de desarrollo personal: “La motivación es cuando te enganchas a una idea y la llevas adelante hasta su conclusión. La inspiración es cuando una idea te engancha a ti y te lleva hacia tu destino.”
Es bueno cultivar estas dos fuerzas en las empresas. Solo así se consiguen realmente esos tan deseados equipos de alto rendimiento.